Uno de los objetivos con los que nació el Festival Etnosur, hace más de 20 años en Alacalá la Real, fue crear un punto de encuentro entre culturas que fuera más allá de la música, o como explicar su director, Pedro Melguizo, “un festival con música, no de música”. Año tras año la convivencia etnosureña ha ido creciendo con nuevas actividades y posibilidades para el deleite de sus participantes, todas gratuitas, hasta configurar un programa amplio, diverso, dinámico y dirigido a todas las edades.