Sedella Vinos nació en 2006 como un proyecto personal del enólogo albaceteño Lauren Rosillo, que elabora vinos premium en La Rioja, La Mancha, Rueda y Guipúzcoa. Un año antes de iniciar su experiencia andaluza, decidió comprar una finca de dos hectáreas y media de viñedos históricos arraigados en las pronunciadas pendientes de pizarra laminada del municipio malagueño de Sedella, en plena Axarquía.

 

Sedella

 

Rosillo ha logrado convertir su proyecto personal en todo un éxito vinícola y empresarial. Con una producción de apenas 10.000 botellas anuales, el enólogo logró dar un salto cualitativo al conseguir que el ‘gurú del vino’, Robert Parker, considerado uno de los más influyentes del mundo, otorgara 93 puntos a Sedella, convirtiéndolo así en el tinto mejor valorado de Andalucía, pues no hay otro tinto andaluz que haya recibido una puntuación igual o superior en la prestigiosa revista ‘The Wine Advocate’ que dirige el crítico norteamericano. Pero esto no es todo, Sedella Vinos ha conseguido asimismo que Parker puntúe con 91 puntos a Laderas de Sedella, el segundo de los vinos de esta joven bodega, que se comercializa sólo y exclusivamente en el mercado estadounidense.

​​Actualmente, esta bodega elabora un solo vino tinto de las variedades Romé y Garnacha, de vides centenarias y envejecido entre 16 y 20 meses en barricas nuevas de roble francés. De bonito y profundo color azulado, presenta una intensidad alta con ribete violáceo y lagrima densa y teñida. Los aromas recuerdan al entorno, con notas yodadas, salinas y de monte mediterráneo, fresco y frutal. Muy complejo y elegante. Las sensaciones en la boca son suaves, redondas pero frescas y de agradable gusto.

La etiqueta muestra una vista de la comarca de la Axarquía, creada por la diseñadora Ana Varela. Cada botella de vino encierra mucho trabajo, ilusión y, sobre todo, mucha felicidad.