Mariano Fortuny (1838-1874) ‘regresa’ a la Alhambra con Tiempo de ensoñación. Andalucía en el imaginario de Fortuny. Una exposición con la que el Patronato de la Alhambra y Generalife, la Obra Social “la Caixa” y el Museu Nacional d´art de Catalunya (MNAC) conmemoran los más de 140 años del viaje del pintor de Reus a Granada, donde se estableció cerca de dos años, entre 1870 y 1872, y reconstruyen la fascinación que el artista sintió por el mundo oriental tras su estancia en la fortaleza nazarí.

expreso-del-sur-fortuny-granada

‘El ayuntamiento de Granada’ (1873), de Mariano Fortuny

La muestra, comisariada por el conservador de dibujos y grabados del MNAC, Francesc Quilez, permanecerá instalada hasta el 26 de marzo de 2017 en la Sala de exposiciones temporales del Museo de Bellas Artes de Granada, en la planta superior del Palacio de Carlos V, dentro del Conjunto Monumental de la Alhambra, donde permanecerá instalada hasta el 26 de marzo de 2017. Después, está prevista su itinerancia a CaixaForum Zaragoza y, finalmente, a CaixaForum Sevilla.

banner_778x60

Más de doscientas obras componen este proyecto expositivo, la mayor parte dibujos y bocetos conservados en el MNAC, trabajos realizados por Mariano Fortuny durante su estancia granadina, entre 1870 y 1872, y que por primera vez vuelven a esta ciudad desde que el artista se marchara a Roma, en octubre de 1872. Una docena de instituciones de prestigio nacional –como Biblioteca Nacional, Museo del Prado, Museos de Bellas Artes de Granada y Bilbao y Museo del Traje- e internacionales –entre las que se encuentran Museo del Louvre, Museo de Orsay y Palacio Fortuny de Venecia- y un importante número de coleccionistas privados han cedido obras para esta exposición, que surge durante una colaboración del gabinete de dibujos del MNAC para la exposición Ángel Barios. Creatividad en la Alhambra, comisariada por el actual Director del Patronato de la Alhambra y Generalife, Reynaldo Fernández Manzano.

Cuando Fortuny llega a Andalucía ya era un pintor de mucho prestigio. Sin embargo, viene a Granada con la idea de buscar un espacio y un tiempo para la redefinición de su propia pintura, protagonizada hasta entonces por temáticas costumbristas, denominadas de casacón, y que le habían reportado una gran fama, pero de las que el artista de Reus empezaba a renegar.

expreso-del-sur-fortuny-granada-inauguracion

La consejera de Cultura, Rosa Aguilar, entre otras autoridades, durante la inauguración de la exposición la semana pasada

Granada representa para Fortuny una inspiración orientalista donde encuentra los escenarios para la renovación de su pintura, el contexto que le ayuda a reiniciar su andadura creativa. A partir de este momento, su obra contiene referencias a la ciudad, sus paisajes y recorridos urbanos protagonizados por curiosos personajes de la época. Pinturas de la importancia de La matanza de los abencerrajes, Tribunal de la Alhambra, Carmen Bastián, Paisaje de Granada, Almuerzo en la Alhambra o Músicos Árabes, entre otras, pertenecen a esta etapa creativa, una de las de mayor crecimiento de su trayectoria.

Durante su estancia granadina nació su hijo Mariano, que heredó la pasión por la creación artística, cuyo bautizo se celebró en la Alhambra, como muestra la foto de toda la familia Fortuny-Madrazo delante de la fachada del Palacio de Comares, cedida por el Museo del Prado. Aquí recibió la visita de gran número de artistas y amigos de su círculo como los Madrazo, Martín Rico o Moragas, pero también artistas europeos como Clairin, Regnault o Benjamin Constant y a todos ellos les transmitió su interés por el orientalismo que representaba la Alhambra como etapa tardía del Grand Tour.