Un enclave ideal como primera parada o primera visita cuando esta pandemia pase es la visita al Parque Natural de los Alcornocales. Se extiende a lo largo de 170.000 hectáreas entre las provincias andaluzas de Cádiz y Málaga, en un conjunto de sierras de pequeña altura, como la masa forestal de alcornoques más extensa del mundo. De hecho, la producción de corcho destaca de entre los muy diferentes aprovechamientos de este bosque autóctono mediterráneo, del forestal al ganadero o cinegético pasando por el turístico.

Es un paraíso para las rapaces, y aquí habita una de las mayores concentraciones de buitre leonado, búho real o halcón peregrino. En su parte sur se encuentran los canutos: valles fluviales en los que sobreviven especies vegetales del período Terciario.