A lo largo de los años, Bodegas Iglesias ha mantenido inalterables sus símbolos, sus aromas, sus colores y su espíritu, arraigados en una tradición y un pasado lleno de historia. Esta firma se resguarda en pleno corazón del Condado de Huelva, en un antiguo convento del siglo XVIII, donde bajo techos abovedados y de ladrillo se llevaba a cabo el añejamiento de vinos olorosos para misa.

La bodega, recientemente restaurada, tiene hoy capacidad para albergar más de un millón de litros, entre ellos los de su vino dulce PAR, su vino naranja.

visita-bodegas-iglesias

 

ELABORACIÓN

A partir de un vino oloroso dulce, que permanecerá en contacto con la piel deshidratada (por medio del soleado) de la naranja amarga de la comarca de Doñana. Esta maceración durará al menos 8 años sobre madre en las vasijas, en los sótanos de las bodegas, para que el vino adquiera los aromas propios de la fruta.

botella_par

 

FICHA DE CATA

Caoba, entre teja y castaño, de tonalidad anaranjada. En nariz es amplio de intensidad y persistencia. Aroma limpio, con escalas de permanencia frutales especialmente a naranja amarga. Abocado, suave y a la vez maduro en boca, maderizado con una fuerte persistencia anaranjada en vía retronasal. Graduación alcohólica: 15% Vol. Variedad de uva: 90% Zalema y 10% Pedro Ximénez.

 

GASTRONOMÍA

Ideal en postres de chocolates y trufas. Genial en los suflés y coulant de chocolate. Por su riqueza en matices y contraste se recomienda su maridaje con foie, ahumados y quesos azules. Se utiliza también en la cocina de alta gama para preparar, por su buena reducción, distintas salsas y mousses. Ideal para combinar con determinados cocktails. Aconsejable en tertulias y sobremesa.

LINA THU

Redactora.