A las puertas de la repetición de las elecciones generales, las miradas vuelven a posarse sobre los jóvenes. Qué votarán los jóvenes de ahora. ¿Se quedarán en casa o participarán? Lejos del ruido de los pactos enunciado por las encuestas, en el Parlamento de Andalucía nos recibe la diputada más joven de la cámara andaluza, la socialista onubense María Márquez (San Juan del Puerto, 1990). Su ejemplo es contrario al pasotismo con el que siempre se asocia juventud y política.

Con apenas 18 años se fue como apoderada del PSOE a Azcoitia y Azpeitia cuando a su partido no le era fácil tener representantes en los colegios electorales de según qué zonas del País Vasco. Hoy, con 27 años recién cumplidos, se ha ganado el respeto del grupo parlamentario socialista que, pese a su edad, le ha entregado la responsabilidad de ser la ponente de la Ley de Memoria Democrática de Andalucía.

expreso del sur maría marquez FOTO: Francis Salas (R)

María Márquez, en uno de los patios del Parlamento de Andalucía

PREGUNTA (P). Siendo tan joven, ¿se siente extraña en el Parlamento?

RESPUESTA (R). Me siento afortunada porque el PSOE me ha dado la oportunidad de estar en el Parlamento. Si soy la diputada más joven es porque mi partido apuesta por los jóvenes. Aparte de ese orgullo, me da mucho respeto representar a una generación que ahora mismo lo está pasando fatal, una generación que ha hecho sus deberes. Nuestros padres nos decían “niña, estudia para tener un trabajo; niña, estudia para tener un futuro”. Y eso hemos hecho, hemos estudiado. Somos la generación de la igualdad de oportunidades. Hemos pasado de un país de abuelos y abuelas que no sabían leer a un país donde sus nietos son universitarios. Ese es el país que hemos construido en 40 años, con una influencia clara del partido socialista que siempre apostó por un país de oportunidades.

P. ¿Cree que los jóvenes saben cómo era la España de hace 40 años?

R. Los jóvenes no podemos olvidarnos de esa historia, de dónde venimos. Somos nietos de cuna minera que competimos en igualdad de oportunidades con los de buena estirpe como dice Rajoy, que un día escribió en un artículo en prensa que “los niños de buena estirpe tienen más oportunidades”. Hoy se demuestra que los de cuna campesina, como puede ser mi caso, compiten en las mismas condiciones con los de cuna Báñez, cuna Aguirre o cuna Rajoy. Estamos en una situación de caos, económico, social e, incluso, de modelo territorial y los jóvenes no podemos olvidar nuestra historia si queremos mirar al futuro con garantías y con estabilidad para seguir construyendo un país con oportunidades. Los jóvenes no podemos, por mucho que esté de moda, dar salto al vacío, necesitamos estabilidad, responsabilidad, coherencia… Los jóvenes no necesitamos ni radicalismos ni sectarismo

expreso del sur maria marquez durante la entrevista

P. ¿Tienen cabida los jóvenes en la política?

R. Las mayorías absolutas se han acabado, necesitamos entendernos y entendernos es ceder. Y las cesiones no son pérdidas, son acuerdos y eso lo hemos explicado mal los políticos, porque hemos entrado en un juego mediático que ha contaminado mucho el acuerdo político. Y eso es lo que contamina la imagen que la gente joven tiene de la política, por eso ahora es importante más que nunca ser responsable y olvidarnos del teatro, que no sirve para nada. Con seriedad, sin artisteo ni postureo, los jóvenes creerán de nuevo en la política. La gente corriente, la gente del montón, que somos la mayoría de ciudadanos y ciudadanas de este país, no tenemos otra oportunidad que la política para cambiar las cosas. Nosotros no tenemos grandes empresas ni formamos los grandes poderes de este país. Tenemos que darle prestigio a la política para que la gente corriente pueda seguir participando en la política y pueda seguir cambiando las cosas. Y no es que no queramos que se vayan más jóvenes de España, lo que queremos es que los que se fueron hacen muchos años cobrando 600 libras y compartiendo piso con cinco personas, se vengan ya. Que su talento revierta positivamente en este que invirtió en su futuro.

P. ¿Cómo activamos a la gente joven para que se interese por la política?

R. De entrada, es necesario que en nuestro país haya mejores políticos y políticas, que prestigien la política, que se crean la labor social de la política. Es verdad que la corrupción nos ha hecho un daño terrible, ha contaminado la opinión que la gente tiene de la política. A mí me parece la lacra social más grande que tiene esta sociedad, en la política tenemos que ser ejemplares y quien la haga que la pague. También es verdad que al desprestigio de la política ha contribuido una parte de los dirigentes de Podemos que en un principio vendieron la política como un fenómeno social de los de abajo contra los de arriba y se olvidaron de los planos ideológicos, de la izquierda y la derecha. Ese discurso vertical ha hecho daño a la política. Mire, yo he estudiado en la universidad con una beca, mi padre es un autónomo que se levanta todos los días a las 6 de la mañana y que se pelea con la calculadora para sacar adelante a la familia. Yo que soy una andaluza corriente, del montón, por el simple hecho de tener una representación política ya me han situado arriba y eso no es así. Eso nos ha hecho mucho daño. Al menos, ahora parece que el debate político vuelve a los planos ideológicos, se vuelve a hablar de izquierda y derecha.

“Los jóvenes no podemos, por mucho que esté de moda, dar salto al vacío. No necesitamos sectarismos ni radicalismos”

P. Costó trabajo que la legislatura en Andalucía echara a andar, pero lo hizo y ahora cumplimos un año. En este Parlamento, el más plural, con cinco partidos, ¿en cuál bancada se habla con un lenguaje diferente?

R. En los partidos que tienen más historia todas las generaciones son las que van aportando, las que van construyendo un partido que se va adaptando a las realidades y lo digo yo que soy la diputada más joven de un partido con tanta historia como el PSOE. No creo que Ciudadanos o Podemos por ser partidos que tienen menos recorrido, tengan un discurso más fresco. Al final, somos las personas las que aportamos a los partidos y en función de nuestra edad, de nuestro contexto, de nuestra experiencia de vida así contribuimos. Sí tengo que decirle que a mí me ha sorprendido para mal la actitud de Podemos en el Parlamento de Andalucía. Yo creo que la mayoría son gente joven, de entre treinta y cuarenta y tantos años, pero a mí me suena muy rancio su discurso, muy radical, muy sectario y yo creo que esta gente que venía con la chaqueta de profesores de universidad, como gente sin ideología que solo representaba al pueblo, están representando la parte más rancia y ceniza de la política con muchos tópicos, y además aquí en Andalucía claramente vinculados con la derecha. Ellos prefieren que el partido socialista pierda, de hecho estuvimos 80 días sin gobierno.

P. Desde la barrera, tengo la sensación que el PSOE está súper cómodo en el discurso contra la derecha, porque es su discurso clásico y tradicional, y sin embargo, improvisa su discurso crítico hacia ese contrapeso que le ha salido más a la izquierda.

R. Nosotros tenemos claro que somos la alternativa al PP y a la derecha. Desde el PSOE siempre hemos representado a la izquierda de este país, a esa izquierda de vía ancha, una izquierda mayoritaria donde hay creyentes y ateos, gente que les gusta los toros y gente que no, donde hay gente que es monárquica y otra republicana. Ese es el partido socialista, un partido plural que ha representado a la izquierda progresista. Somos un partido de consenso, un partido de mayorías, y por nada hemos cambiado nuestro discurso, tampoco lo vamos a hacer ahora que las juventudes comunistas se han vuelto a reencontrar después de que lanzaran desde IU un partido de marca blanca como es Podemos.

expreso del sur maria marquez patio parlamento

P. ¿En el Parlamento, prefiere debatir con gente de su edad? ¿O con gente mayor?

R. No tengo problema, la verdad. A mí me encanta el debate político porque nos enriquece a todos, es lo más sano de nuestra democracia.

P. Lo decía porque lo habitual es que con la edad, el político se suele ir aburguesando. Y ese punto de rebeldía de los jóvenes, ¿le sienta bien a instituciones como al Parlamento?

R. Ni blanco ni negro. Las personas veteranas aportan su experiencia, su sabiduría su visión, los jóvenes aportamos la rebeldía, la frescura, el ser a veces políticamente incorrectos, y al final la mezcla perfecta es combinar la historia de la gente más veterana con la gente que venimos nueva. Yo estoy muy contenta de poder trabajar en el grupo parlamentario socialista.

P. Dígame una razón por la que hay que seguir un debate parlamentario al completo, por ejemplo, desde la televisión online del Parlamento, y no por Twitter con tuit a modo titulares.

R. Es muy interesante seguir un debate parlamentario porque lo mismo que el debate enriquece los acuerdos políticos, enriquece también a la ciudadanía a la que le permite estar informada. Es verdad que tenemos que adaptarnos a las redes sociales, donde los jóvenes nos sentimos cómodos, y en ese caso, Twitter es una alternativa fantástica para poder comunicarnos en lo inmediato y para tener también toda la información.

 expreso del sur maria marquez entrevista

P. ¿Pasan los jóvenes de la política?

R. Nada más lejos de la realidad, yo creo que ahora más que nunca los jóvenes están informados y tienen acceso directo a las noticias políticas y, por eso, ahora hay jóvenes políticos que quieren canalizar su situación en las diferentes opciones políticas. A mí me gusta dirigirme a esos jóvenes que están preparados y saben perfectamente lo que decimos todos los políticos. A ellos les digo que en el partido socialista está al final el futuro y la garantía de que nosotros podamos seguir progresando. Nuestra generación de jóvenes tenemos que estar a la altura, como lo estuvieron los jóvenes de los años 80. Los jóvenes tenemos mucho que aprender de políticos como Felipe González, Alfonso Guerra, Adolfo Suarez y Santiago Carrillo que fue capaz de sentarse en la mesa con un ministro como Fraga que había perseguido a sus propios compañeros. Y si España en un momento así fue capaz de ponerse de acuerdo, por qué no vamos a hacerlo ahora. Tenemos que ser jóvenes valientes, comprometidos y estar dispuestos a transformar este país que falta le hace.

SALVA LORIGUILLO Fotos: FRANCIS SALAS

Viajas en un tren hecho con cachitos de Andalucía.