Tenemos a la vista las Navidades y se nos presentan comidas familiares, comidas de empresa y supermercados rebosantes de dulces típicos de estas fechas. Si estás intentado llevar una alimentación saludable, te preocupará cómo afrontar estos días sin desviarte de tu objetivo de comer sano. Te doy algunos consejos:

Para los días no festivos

  1. Que se presenten días de desorden en las comidas no quiere decir que tires por la borda el esfuerzo hecho hasta ahora y te resignes a reconducir tu alimentación hasta después de las Navidades. Para evitar descuidos que se traducen en aumento de peso, es muy importante que el resto de los días comas saludablemente.
  2. Olvídate de compensar los atracones de estas fechas con ayunos. Si lo haces, ten por seguro que comerás más porque llegarás con más hambre y también con menos voluntad (no tendrás remordimientos por haber ayunado).
  3. Aumenta tu actividad física. Aprovecha para disfrutar de la decoración de los escaparates o visita belenes con paseos lagos.
  4. Consume bastante agua –es importante estar hidratados para facilitar la digestión y la eliminación del alcohol que se toma estos días- y aumenta el consumo de fibra (para evitar los habituales problemas transitorios de regulación intestinal), de verduras y frutas frescas, alimentos que no suelen estar presentes en los menús navideños.
  5. No compres dulces light o sin azúcar pensando que así puedes tomarlos con tranquilidad, sólo sirve para engañarte a ti mismo. Si te apetece probar turrones, mazapanes o polvorones, fija de antemano la cantidad que vas a tomar estos días y se fiel a tu decisión, intenta tomarlos días que comas ligero, en la merienda, por ejemplo, y luego sal a caminar un buen rato. Evítalos como postre.

expreso-del-sur-comidas-navidad

Para las comidas navideñas

  1. Sé moderado, come despacio y mastica bien.
  2. En los entrantes escoge, de entre todos los que se ofrecen, los que vas a probar y sírvetelos en tu plato, así luego durante la conversación  no te despistarás.
  3. Alcohol: No te lo recomiendo pero es cierto que es típico de estas comidas acompañarlas con un buen vino, brindar con cava y salir a tomar copas. Mi recomendación entonces es que moderes su consumo, intenta saborear el vino, no tomarlo entre bocados para ayudar ingerir alimento o por sed,  para esto ponte un vaso de agua al lado y así tomarás menos vino.  Si vas a brindar o tomar algún licor tras la comida entonces durante ésta toma solo agua.
  4. Si eres tú quien organiza la comida, puedes elaborar un menú típico navideño sin que deje de ser saludable. Por ejemplo, elimina de los entrantes el paté o queso y apuesta por anchoas, alcachofas o espárragos, sólo tienes que presentarlos de manera atractiva. El marisco también es una buena opción, pero no lo sirvas con salsas. El primer plato puede ser ensalada o consomé. Las patatas que a veces se usa como guarnición del segundo plato pueden ser sustituidas por verdura. Controla el tamaño de las raciones, no es necesario servir platos a rebosar.

Espera algunos minutos entre plato y plato, siéntate y charla con tus comensales, estarás dejando tiempo para sentirte saciado. Si vas a servir turrones o mazapanes, preséntalos ya cortados en trocitos muy pequeños. Y, finalmente, no te quedes con las sobras: repártelas entre tus invitados.

  1. Ten en cuenta que lo mejor de estas comidas navideñas no es la comida en sí, sino disfrutar de la compañía. No es necesario excedernos en las comidas para pasar unas felices fiestas.