El Festival de Málaga Cine en Español continúa con su 23 edición en marcha. Al menos sobre el papel. Después de tener que renunciar por segunda vez a su celebración -tras el aplazamiento de marzo había puesto sus esperanzas a mediados de junio, que también se ha descartado-, el certamen ha puesto su mira en la última semana de agosto.

Imagen de archivo del Festival de Málaga

La celebración se adaptaría a las circunstancias de la pandemia con una versión concentrada en cuanto a jornadas -podría ser de una semana- y con menos películas. El festival mantendrá sus estrenos en el Teatro Cervantes con un aforo reducido, aunque sí tendrá que renunciar a una de sus grandes señas de identidad para mantener las normas de seguridad y distanciamiento social: la alfombra roja con público.

Desde el certamen siempre ponen por delante que, si las condiciones sanitarias y las fases de la desescalada permiten abrir cines y teatro, se realizará el certamen en verano. Según ha confirmado el festival, la puesta en marcha de los establecimientos hoteleros de la capital es fundamental para la celebración ya que necesitan de esa infraestructura para trasladar a Málaga los equipos de las películas participantes en esta edición. Unos invitados que pasearían por la alfombra roja, pero solo para las cámaras de televisión y periodistas, ya que estarían cerradas al público.

Otra de las medidas en las que se está trabajando para esta edición en formato reducido del 23 Festival de Málaga serían la organización de proyecciones veraniegas y nocturnas al aire libre, lo que sería una novedad en el certamen y además facilitaría el cumplimiento de las normas de distancia social, a la vez que convocaría a mayor público del que se podrá reunir dentro de las salas de proyección.

En cuanto a las películas a estrenar en el Festival de Málaga, la organización asegura que están en contacto con los productores y distribuidores de las cintas seleccionadas, la cuales tienen una «buena disposición» a estrenar en el certamen a finales de agosto. En este sentido, solo los largometrajes y series de Netflix que iban a pasar por el festival (‘Hogar’, con Mario Casas, y el serial ‘Valeria’) y la cinta inaugural, ‘El legado de los huesos’, ya se han estrenado a través de plataformas digitales, por lo que la versión concentrada de la 23 edición podrá contar con sus grandes nombres, como es el caso de Javier Fesser (‘Historias lamentables’), Icíar Bollaín (‘La boda de Rosa’), Achero Mañas (‘Un mundo normal’) y David Trueba (‘A este lado del mundo’), entre otros.

Retrasar la edición de 2021

En declaraciones a EFE, el director del Festival de Málaga, Juan Antonio Vigar, ha confirmado que, en caso de que se pueda celebrar la última semana de agosto, la programación se centrará «más en el cine y su exhibición» y dejará a un lado «el evento social». En este sentido, la cartelera de la próxima edición se centraría en las secciones oficiales a competición y se descargaría de actividades paralelas.