El siciliano Franco Battiato, el inglés James Rhodes, el malí Salif Keita, el argelino Rachid Taha y la portuguesa Dulce Pontes encabezan el programa de Terral 2017, un festival marcado por las aproximaciones a la raíz desde la más palpitante modernidad. Vicente Amigo, que abre el cartel el 29 de junio en el Teatro Cervantes, los escoceses Capercaillie y la barcelonesa Mayte Martín completan un viaje musical por Europa y África

que incluirá el 13 de julio en la plaza de toros de La Malagueta la cita más esperada, el concierto que abre la gira nacional del cantante de ‘Centro di gravità permanente’ y ‘Bandiera bianca’. Terral finalizará el 7 de agosto en el Cervantes con el toque confesional e interactivo de James Rhodes.

Son precisamente las presencias del italiano y del londinense las que sintetizan las esencias de este nuevo Terral. Franco Battiato es el vivo ejemplo de conexión entre la vanguardia y el pop, de la búsqueda de la innovación partiendo del conocimiento de la tradición y las músicas populares. Su aparición en el albero estará además precedida de la actuación del cantautor Juri Camisasca, amigo y colaborador suyo en sus filmes, óperas y discos además de dueño de una interesante trayectoria en el rock experimental transalpino. La otra vertiente, la más emotiva, está representada por Rhodes, capaz de trasmitir a públicos no habituados a la música del Romanticismo o el Barroco todo el caudal de sensaciones que estas partituras llevan dentro. Reverenciado por la crítica mundial por su particular estilo de ‘stand-up’, el pianista británico contará su historia de superación, hablará de los compositores que interpreta y firmará libros tras su actuación.

La música cerebral y exploradora del autor y vocalista de ‘Voglio vederti danzare’, que extractará en Málaga su inigualable cancionero flanqueado por sus pianistas y por el Nuovo Quartetto Italiano, coincide en Terral 2017 con propuestas más energéticas y raciales, como la de Rachid Taha y su electrizante conexión entre raï y rock. El de Orán crecido en Lyon y asentado en París combinará los guitarrazos con electrónica down tempo y efluvios árabes. Junto a la vanguardia popular de Battiato, a la singular ‘clásica’ de Rhodes y al inconformista rock bereber de Taha, Terral apelará a la música más enraizada y espiritual con un personaje clave en la renovación del fado, Dulce Pontes, que estará acompañada en el Teatro Cervantes por el guitarrista esteponero Daniel Casares, y con una figura fundamental de la música africana, Salif Keita. El intérprete albino de Mali tocará y cantará junto a cuatro músicos y dos vocalistas en un espectáculo intimista que resumirá su carrera, mientras que la de Montijo nos traerá su Peregrinação, un trabajo en el que los textos de Pessoa se encuentran con música de Rodrigo y Albéniz y el fado con tangos, cantigas y guitarras flamencas.

Precisamente, la vertiente más innovadora del flamenco estará representada por dos de las figuras del género, el guitarrista Vicente Amigo y la cantaora Mayte Martín. El cordobés acude con su incursión en la jondura más ancestral, con un Memoria de los sentidos que incluye seguiriyas y tientos, y la barcelonesa mostrará su faceta emocional con la mixtura de sonidos flamencos y clásicos de Tempo rubato. Las melodías y timbres celtas de Capercaillie redondearán la llamada a los sentidos de este Terral 2017. La banda escocesa fundada en los 80 por Donald Shaw y la vocalista Karen Matheson presenta en Málaga At the heart of it all (2014).

El resultado es un trayecto que parte de Córdoba (de ahí es Vicente Amigo, que toca el 29 de junio), pasa por Barcelona (Mayte Martín el viernes 30), viaja a Montijo-Bragança (Dulce Pontes el sábado 1 de julio) y se desplaza por Orán-París (Rachid Taha el 7 de julio), hace escala en Oban, al oeste de Escocia (Capercaillie el 9 de julio), recala en las faldas del Etna (Battiato el 13 de junio) y finaliza en Londres (Rhodes el 7 de agosto). Las entradas para todos estos conciertos salen esta mañana a la venta en los puntos oficiales del Teatro Cervantes. Todas las actuaciones se celebrarán a las 20.30 horas en el Teatro Cervantes salvo la de Franco Battiato y Camisasca, que cantarán en la plaza de toros de La Malagueta desde las 22.00 h.

 

Los ocho conciertos

Vicente Amigo, 29 de junio con Memoria de los sentidos. Teatro Cervantes. De 14 a 42 €

Vicente Amigo conmemora sus 25 años de carrera con su octavo álbum de estudio, Memoria de los sentidos, con el que el virtuoso compositor y guitarrista cordobés regresa a sus raíces, al flamenco más tradicional, el terreno mítico del que surge su arte, ése que con tanta maestría y en tantas ocasiones le ha dado argumentos para el mestizaje, reconocimientos como un Grammy Latino o la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes y la oportunidad de compartir escenario con artistas de la magnitud de Paco de Lucía, Joe Cocker o Bob Dylan. En Memoria de los sentidos, el guitarrista nacido en Guadalcanal (Sevilla) y criado en Córdoba incluye seguiriyas y tientos, su primera incursión en estos palos. En Málaga lo defenderá apoyado por Añil Fernández (segunda guitarra), Paquito González (cajón), Ewen Vernal (bajo), Rafael de Utrera al cante y El Choro al baile.

 

Mayte Martín, el 30 de junio con Tempo rubato. Teatro Cervantes. De 11 a 32 €

Gestado durante casi dos décadas, Tempo rubato da nombre al último álbum de Mayte Martín; un proyecto de intensa carga emocional basado en temas propios e inéditos. Acompañada de su exquisita sensibilidad, de su guitarra, de sus músicos y de las cuerdas del Quartet Qvixote, la barcelonesa vuelve a latir como cantautora en este “recorrido amoroso”, como lo define, forjado a golpe de vivencia y con un carácter sin precedentes por su natural mixtura de sonidos flamencos y clásicos. ‘Rubato’, una figura musical que hace referencia a la ligera aceleración o desaceleración del tempo de una pieza a discreción del solista, da nombre a este acto de libertad de una artista libre.

 

Dulce Pontes y su Peregrinação, el 1 de julio. Teatro Cervantes. De 14 a 42  €

La polifacética y fascinante artista portuguesa visita de nuevo el Cervantes para presentar Peregrinação, un doble CD compuesto por ‘Nudez’, en portugués, y ‘Puertos de abrigo’, principalmente en español. 26 temas de distintos géneros sin olvidar el fado, del que Dulce es una de sus voces de cabecera, y con visitas a la música de Rodrigo y Albéniz. ‘La bohemia’, de Aznavour; ‘Alfonsina y el mar’, de Ramírez y Luna, o ‘Nevoeiro’, sobre un poema de Pessoa, sonarán junto a nuevas canciones del folclore luso y otras inéditas. El itinerario musical e íntimo de alguien siempre en la búsqueda de las emociones y de las profundidades de su alma que visita Málaga junto a su banda y con el apoyo del guitarrista esteponero Daniel Casares.

 

Salif Keita, el 3 de julio. Teatro Cervantes. De 14 a 42  €

Pese al doble repudio de su familia, por ser albino (entre los mandigas se cree que es signo de mala suerte o una marca del diablo) y por querer dedicarse a la música, Salif Keita no renunció a su sueño. ‘La voz de oro de África’, como se le conoce, ha dictado los estándares de la creación maliense contemporánea en las últimas décadas, desde su liderazgo en los seminales Les Ambassadeurs hasta su carrera en solitario. Su sabiduría para conjugar rock, funk y jazz con los más profundos ritmos griot de África Occidental, su excepcional carisma y su infatigable servicio por la paz le han valido multitud de reconocimientos musicales, políticos y humanitarios. Salif Keita regresa al Cervantes, donde cantó hace más de 15 años, acompañado por cuatro músicos (guitarra, kora, n’goni y percusión) y dos vocalistas en un espectáculo intimista y acústico que sumergirá al público en el corazón del alma mandinga moderna.

 

Rachid Taha, el 7 de julio con Zoom. Teatro Cervantes. De 11 a 32 €

La música del cantante, compositor y activista argelino Rachid Taha, sin dejar de estar estrechamente conectada a sus raíces y a través de la fusión de estilos, promueve eliminar prejuicios, permeabilizar mentalidades, mezclar clases y culturas. En su más reciente álbum, Zoom, caben tributos a Elvis Presley y Oum Kalsoum con electro-rock, down tempo, efluvios árabes, dub, trip-hop e himnos antifascistas. Taha cuenta entre sus muchos logros la difusión del estilo chaabi, gracias a su versión de ‘Ya Rayah’, y su participación en el histórico 1, 2, 3 soleils, junto a Khaled y Faudel, que supuso la popularización definitiva del raï. Presentará temas nuevos y versionará sus clásicos con su impactante puesta en escena en un sexteto en el que tendrá la complicidad indispensable de su mano derecha, Hakim Hamadouche, cuyo laúd electrificado es el puntal de su exuberante sonido.

 

Capercaillie, el 9 de julio con At the heart of it allTeatro Cervantes. De 9 a 24 €

La veterana banda escocesa fundada en los 80 por Donald Shaw y la vocalista Karen Matheson presenta en Málaga At the heart of it all (2014), álbum con el que celebró tres décadas de trayectoria dedicadas a recuperar y revigorizar la exuberante herencia sonora celta. El repertorio de los icónicos Capercaillie está formado por melodías y canciones tradicionales en gaélico que modernizan en interpretación y producción, rasgo inconfundible de la banda. Trabajos en estudio, remixes, directos y recopilatorios, actuaciones en los escenarios de los mejores festivales, giras por todo el mundo… Éxito y respeto resumen la historia de Capercaillie. Ocho músicos en la escena del Cervantes revivirán toda la magia y la tímbrica del universo sonoro celta.

 

Franco Battiato abre su gira por España el 13 de julio. Le precederá Juri Camisasca. La Malagueta. De 45 a 75 €

Cantautor de pop, compositor de música clásica y experimental, cineasta, pintor, Franco Battiato es sin duda una de las personalidades más eclécticas y originales de cuantas han aparecido en el panorama cultural italiano y europeo de las últimas décadas. Su música está en constante evolución: tras unos inicios ligados al rock progresivo y después de una larga e influyente fase experimental en la que trazó interesantes conexiones con la música clásica contemporánea, el intérprete y compositor siciliano ha deambulado por la new wave, los sonidos étnicos, la música incidental, la oriental o la ópera. Sin embargo, sus mayores éxitos derivan del pop: ‘Voglio vederti danzare’, ‘Propriedad prohibida’, ‘La stagione dell’amore’, ‘Bandiera bianca’ o ‘Centro di gravità permanente’. Este peculiar italiano vuelve a sus 72 años a Málaga para demostrar al público que sigue ampliando sus horizontes, que mantiene su pasión y su inmenso talento musical. Y lo hace acompañado por los teclistas Carlo Guaitoli y Angelo Privitera y por las cuerdas del Nuovo Quartetto Italiano.

Su telonero, Juri Camisasca, es un músico autodidacta que en los primeros años setenta editó el experimental disco La finestra dentro (74) mientras colaboraba en los primeros discos de Battiato y con la histórica formación de vanguardia il Telaio Magnetico. En 1979 ingresó en un monasterio benedictino, desde donde participó en Genesi, una de las óperas del autor de Mondi lontanissimi, y registró un disco de cantos sacros. En 1989 rompió su retiro monástico y reemprendió su carrera musical, componiendo para Alice y Milva (otras colaboradoras de Battiato), editando discos de marcada espiritualidad, escribiendo para Premiata Forneria Marconi y volviendo a participar como cantante en óperas del siciliano (GilgameshTelesio).

 

 

James Rhodes, el 7 de agosto. Teatro Cervantes. De 12 a 36 €

“En mis conciertos hablo de las piezas que interpreto, cuento por qué las he elegido, qué importancia tienen para mí y en qué contexto se compusieron”. Así explica James Rhodes cómo son sus recitales en el prólogo de su libro Instrumental. Memorias de música, medicina y locura (más de 75.000 ejemplares vendidos), un estremecedor relato biográfico que habla de abusos infantiles, música y supervivencia con el que ha obtenido un enorme e inesperado éxito en todo el mundo. Además de tocar y contextualizar las obras que interpreta, el pianista británico también cuenta sobre el escenario, entre piezas de Bach, Chopin, Rachmaninov, Schubert o Beethoven, la historia de su vida y de cómo la música le ha ayudado a superar los numerosos obstáculos que se ha ido encontrando por el camino.

Rhodes nació en Londres en 1975. Trabajó en un Burger King y como hombre de negocios en la City londinense, y ahora escribe columnas en The Guardian y actúa en escenarios tan supuestamente alejados de la llamada ‘música clásica’ como el Sònar. El Teatro Cervantes acogerá como cierre de Terral su particular y personal puesta en escena, caracterizada por la interacción con el público y el intercambio de emociones y opiniones sobre la vida y la música.

 

 

SALVA LORIGUILLO

Redactor. Aprendiendo de Andalucía.