Los puercos, una obra de finísimo, desconcertante y, en palabras de su director, “terrible” humor, inaugura el próximo miércoles 28 de septiembre Factoría Echegaray, un proyecto de producción propia impulsado por los teatros municipales de Málaga con el apoyo de toda la profesión y la unanimidad de los grupos políticos del Consistorio. La pieza del autor y director Ignacio Nacho permanecerá en cartelera en el Teatro Echegaray de miércoles a sábado hasta el 15 de octubre (un total de doce funciones) mientras las otras dos obras seleccionadas para este inicio de la Temporada 2016-17, Rama y El proceso, siguen armándose entre bambalinas.

Rama, coreografía de Thomé Araújo con música de Antonio Meliveo, escoge desde este martes 27 de septiembre a sus cuatro bailarinas, y la versión transmedia de El proceso que prepara Belén Santa-Olalla tiene ya al elenco listo para comenzar los ensayos y ha empezado su despliegue online e interactivo, con la página www.lapuertadelaley.com como avanzadilla. La incubadora escénica destinada a incentivar y dinamizar la producción de espectáculos en Málaga apuesta con sus tres primeros frutos por montajes muy distintos: una pieza de texto que roza el absurdo, la reformulación y reposición de una exitosa coreografía y un experimental e inmersivo proyecto que parte de la novela inacabada de Kafka.

Ensayo en el Teatro Echegaray de la obra ‘Los puercos’. FOTO: Daniel Pérez / Teatro Echegaray

El estreno con Los puercos

Ignacio Nacho está dando los últimos toques a la puesta en escena de una desopilante historia con ecos a la mejor comedia española, con un lenguaje emparentado con Jardiel Poncela, unos diálogos chispeantes y un planteamiento cercano al absurdo. Según su autor, estamos ante un texto a caballo entre lo real y lo irreal escrito “de manera salvaje” y cuyo cáustico humor “provoca desazón” e incluso puede “llevar al llanto”. Fernando Jiménez Salmerón es el ‘Chófer’, Juan Carlos Montilla el ‘Padre’ y Andrés Suárez el ‘Hijo’ en Los puercos, cruda y adictiva historia ambientada con escenografía y diseño de iluminación facturados por la propia Factoría Echegaray en colaboración con el director, vestuario de Elena Fernández Quadra y música de Ricky Vivar.

“En ocasiones, es importante perderse para tener la posibilidad de reencontrarse consigo mismo”. Con esta máxima como telón de fondo, Ignacio Nacho coloca en las tablas a tres personajes muy entrelazados: un acaudalado hombre de negocios, su hijo y el chófer-criado del primero. Montilla es un aristócrata con bastón y falda escocesa, Suárez, su vástago, va ataviado como un estudiante recién licenciado, y Jiménez Salmerón encarna a un servil criado de marcial atuendo. El trío regresa de la graduación del joven en la universidad, pero tiene que detenerse debido a que la carretera está cortada porque un camión lleno de cerdos ha volcado. Al igual que la mayoría de la gente, el padre, el hijo y el chófer deciden ir a dar caza a los marranos que se han escapado y andan sueltos por el bosque.

Los primeros proyectos de Factoría Echegaray

Cinco proyectos con sello malagueño fueron los escogidos por el Comité de Selección de Factoría Echegaray en su primera convocatoria, abierta el 8 de febrero de este 2016. Los citados Los puercos, Rama y El proceso más La presa, del dramaturgo y periodista Pablo Bujalance, y Souvenir, de Pablo Díaz Morilla, se eligieron para producirse y exhibirse en la Temporada 16-17 en el Teatro Echegaray.

El Comité de Selección evaluó 85 proyectos provenientes de toda España. El 26 de mayo se reunió para debatir y analizar las propuestas presentadas y falló por unanimidad seleccionar estas cinco. Se da la circunstancia de que, tras valorar la excelente calidad de los proyectos elegidos, los miembros del Comité, tres de ellos expertos en Artes Escénicas vinculados con circuitos nacionales de exhibición, constataron que, aunque la convocatoria estaba abierta a propuestas de cualquier origen geográfico, finalmente las cinco tenían origen malagueño.

Málaga (España) 27/09/2016 Ensayo en el Teatro Echegaray de la obra "Los puercos", primer proyecto de Factoría Echegaray y que corre a cargo de Ignacio Nacho. Foto: Daniel Pérez / Teatro Echegaray

Escena de ‘Los puercos’, dirigida por Ignacio Nacho. FOTO: Daniel Pérez / Teatro Echegaray

La filosofía de Factoría Echegaray

Factoría Echegaray nació el pasado mes de febrero con la primera convocatoria destinada a incentivar y dinamizar la producción de espectáculos en Málaga, que se abría para que todas las personas físicas, sin límite de edad, presentaran propuestas para exhibir en el Teatro Echegaray durante la Temporada 2016-2017.

La convocatoria, que estuvo abierta hasta el 31 de marzo de 2016, era la primera e importante consecuencia de la puesta en marcha de la Moción institucional relativa a la elaboración de un modelo cultural de las artes escénicas en Málaga, aprobada por unanimidad en el pleno del Ayuntamiento del 30 de noviembre de 2015, así como la plasmación de las reivindicaciones más importantes de la plataforma TEMA (Trabajadores Escénicos de Málaga), que agrupa a los profesionales del sector.

Los montajes escogidos se producirán y exhibirán en el Teatro Echegaray en la Temporada 2016-2017 y tendrán una dotación máxima de 25.000 € para cada uno, incluyéndose en la misma todos los gastos de contratación de intérpretes, dirección y producción del espectáculo.

Las producciones de Factoría Echegaray contribuirán a beneficiar al conjunto de la profesión escénica de la provincia de Málaga, procurando en su desarrollo la presencia de todas las artes escénicas y los distintos lenguajes que las integran. A tal fin se convocarán castings entre intérpretes de Málaga. Factoría Echegaray ya ha abierto un directorio provincial donde pueden seguir inscribiéndose los profesionales de las distintas disciplinas del sector.

Los objetivos, fines y características de Factoría Echegaray

Factoría Echegaray nace con el objetivo de consolidarse como un centro de producción de espectáculos propios así como de programación y exhibición de otros ajenos. El espacio, ubicado en el Teatro Echegaray, posibilitará además la integración de las distintas ramas de las artes escénicas, será un punto de encuentro de creadores en el que primará la calidad técnica y artística y fomentará el intercambio de producciones con otros centros nacionales o extranjeros. En el largo plazo, Factoría Echegaray trabajará para cambiar las tendencias de producción y exhibición y así consolidar la estabilidad en la cartelera, y tratará el hecho teatral o coreográfico en su conjunto (ensayos, diseño, escenografía, difusión y promoción, dirección, etc.).

Factoría Echegaray tendrá como fines la creación de públicos y el fortalecimiento del tejido escénico. En primer lugar, el proyecto parte de la convicción de que para generar riqueza cultural a largo plazo se ha de llegar a ciudadanos activos y culturalmente participativos en vez de apelar a espectadores pasivos. En este sentido, se fomentará la interacción en las redes sociales y el uso recursos audiovisuales (radio especializada, televisión y grabaciones especiales, etc.) así como la creación de plataformas de implicación ciudadana y público participante a través de clubes de espectadores, sesiones guiadas al espacio escénico, etc. En segundo lugar, la producción de montajes en Factoría Echegaray y su posterior programación e intercambios con otros centros contribuirá a la cohesión del tejido profesional. Dramaturgos, directores, intérpretes, escenógrafos o coreógrafos coincidirán en el ‘laboratorio’ del espacio municipal, que organizará distintas iniciativas formativas, coproducciones y actividades especiales que conseguirán que Factoría Echegaray sea un centro vivo y en constante movimiento.

Factoría Echegaray trabajará en todas las fases del hecho escénico, y para ello contará con un equipo técnico adecuado y un equipo humano con dedicación exclusiva. Al tratarse de un centro vivo, deberá plantear un novedoso sistema o modelo de difusión que comprenda desde la cartelería hasta la relación con los medios de comunicación y la utilización de las redes sociales, prestando una atención especial a las grabaciones y emisiones audiovisuales, las posibilidades de la radio o la documentación. Además, será un centro abierto a la cooperación con diferentes instituciones relacionadas con las artes escénicas: universidad, centros públicos y privados de artes escénicas, conservatorios de danza y música, escuela de circo, etc.