El próximo fin de semana el Teatro Alameda inicia el I Ciclo ‘Los Jóvenes y el Teatro’, una novedad que incorpora esta temporada en la que busca acercarse a un público adolescente, unas miradas que buscan en las artes escénicas cuestiones y propuestas diferentes a las que hasta ahora se ofrecían para público infantil tradicionalmente en este espacio escénico de Sevilla.

El Ciclo ofrecerá dos montajes dirigidos a jóvenes de Secundaria y Bachillerato, una franja de edad que es imprescindible atender para completar el proceso de creación de nuevos públicos: Punk Rock de La Joven Compañía (Madrid) y Arizona de Histrión Teatro (Granada).

Así, el próximo sábado el Teatro Alameda acoge la primera de ellas: Punk Rock de La Joven Compañía, montaje nominado a Mejor Espectáculo Revelación en los Premios MAX 2015, escrito por Simon Stephens, uno de los dramaturgos europeos más prolíficos de su generación y una de las referencias de la escritura teatral a nivel mundial. Stephens, que nunca antes había sido representado en España, dibuja en Punk Rock un preciso retrato de los jóvenes de nuestros días, de sus inquietudes y sus miserias, del ecosistema educativo y el futuro difuso que les espera. Utilizando un lenguaje muy rico en matices y un registro casi bipolar, el texto se adentra en el universo de los estudiantes sobresalientes en un mundo que necesita mejorar. Una obra representada en medio mundo y que ve por primera vez ve la luz en España de la mano de La Joven Compañía.

Escena de ‘Punk Rock’ de La Joven Compañía

En Punk Rock un grupo de jóvenes inteligentes, encerrados en una biblioteca, se preparan para sus exámenes finales y más allá, para decidir qué van a ser en el futuro. Siete jóvenes en pleno tránsito hacia la vida adulta que se enfrentan a la oportunidad de huir del suburbio industrial en el que han crecido. La presión del sistema educativo, familiar y social es máxima, y hace que algunos comportamientos se salgan de la normalidad y la violencia se desate en su pequeño ecosistema. La violencia, como algo implícito en la esencia del joven; la angustia y la frustración que nos impelen a realizar actos solo justificables en la oscuridad que provoca el miedo; el deseo incontrolable como lenguaje oculto en los pliegues del alma; y la necesidad de existir, de ser, en un mundo que se descompone y al que no tenemos más remedio que plegarnos o escapar.

Tras la representación, la obra culmina con un coloquio en el que la compañía y el público continúan reflexionando sobre los temas planteados en el espectáculo.

 

SOBRE LA JOVEN COMPAÑÍA

La compañía nace en verano en 2012, creada por David R. Peralto y José Luis Arellano para generar una plataforma que concentrara a los profesionales de las artes escénicas y a la comunidad docente y sirviera como primera experiencia profesional para jóvenes. En la actualidad cuenta con cerca de una treintena de jóvenes de entre 18 y 26 años, dirigidos por grandes profesionales del circuito del teatral nacional.

La Joven Compañía es actualmente residente en el Teatro Conde Duque de Madrid donde representa más de 100 funciones al año además de realizar giras nacionales por ciudades como Valencia, Bilbao, Barcelona, Granada, Málaga, Soria, etc.  En tres temporadas más de 75.000 espectadores de toda España han visto las representaciones de las ocho producciones de La Joven Compañía, siempre comprometida con la creación de futuros profesionales, artísticos y técnicos, fomentando la investigación dramática, y buscando la incorporación de los públicos jóvenes al teatro a través de un proyecto pedagógico.