El veterano actor argentino Héctor Alterio llega este fin de semana al Gran Teatro de Córdoba para interpretar a Andrés en la obra El Padre, bajo la dirección de José Carlos Plaza. El montaje, que estará en cartel mañana viernes y el sábado completa su reparto con Ana Labordeta, Luis Rallo, Miguel Hermoso, Zaira Montes y María González.

Héctor Alterio, en una escena de ‘El padre’

El espectáculo, producción de Pentación, es calificada por su autor, el francés Florian Zeller, reconocido novelista y uno de los dramaturgos contemporáneos más conocidos de Francia, de “farsa trágica”, condición en la que radica su grandeza y su dificultad. La obra trata un tema tan espinoso como la pérdida de la realidad que se produce cuando llega la vejez. De este modo, la historia que se cuenta en el escenario coloca al espectador en la perspectiva de una mente confusa o, quizá, confundida por los intereses de quienes rodean al protagonista.

Sin ridiculizar jamás el carácter principal del personaje, Andrés provoca la risa en el público. Las situaciones ambiguas, muchas veces contradictorias, las réplicas mordaces, los personajes duplicados, cambiantes, y por encima de todo la duda de si lo que realmente sucede es lo que dice la familia o es lo que siente el padre, “producen una de las obras más divertidas, apasionantes y profundas del teatro actual”, en palabras de José Carlos Plaza, responsable también de la adaptación del texto. El veterano director considera que El Padre se acerca a veces al drama, otras muchas a la comedia y, la mayoría de las veces, “a un inquietante thriller al estilo Hitchcok”. “Nunca decae -añade- y cuando creemos estar en una certeza, un revés inesperado, una imagen nueva nos desconcierta y nos vuelve a atrapar. En resumen, gran y divertido teatro”.

“Por supuesto”, destaca Plaza, se trata de un texto escrito para un actor. En su caso, confiesa, el haber contado con un intérprete de la talla de Héctor Alterio convierte el proyecto “en un sueño para cualquier equipo, ya que el rigor, la inteligencia, el dramatismo y el sentido del humor están garantizados”, concluye el director.