La Pícara era una chavalilla avispada y traviesa que hoy se ha convertido en una bailaora consolidada, pero que nunca ha hablado a su público. Mariché López, coreógrafa, actriz y bailaora de largo recorrido en Málaga y aledaños, sube a las tablas a este personaje imaginario con ayuda del director Ery Nízar en su primer montaje en solitario.

El estreno de La Pícara abre mañana temporada en el Teatro Echegaray de Málaga (20.00 horas del jueves 22, 15 euros precio único) y sirve también de bautizo de la compañía de Mariché, a la sazón llamada La Pícara Flamenca.

expreso-del-sur-la-picara

Imagen del espectáculo ‘La Pícara’

Mariché López sube al escenario a dos personajes en La Pícara, que su recién nacida compañía define como “un cuento de alegría y mar salada, un cuento de ‘mirar siempre hacia delante’, un cuento con latido de flamenco”. Primero comparece en escena la Artista, que se inventa a su vez el personaje de La Pícara, una bailaora que debe vencer sus miedos, aclarar sus dudas, danzar y sentir. No está sola: la acompañan sus sensaciones encarnadas por cuatro músicos, Juan Antonio Parra ‘Zuri’ (composición, dirección, guitarra y voz), Juanlu Marcelo (guitarra y voz), Javier Viana y Pelín Ruiz (percusión), que le ayudan a mostrar la vida de la artista, con sus alegrías y sus penas, sus aires de grandeza y sus flaquezas.

En la concepción y montaje se ha arremolinado un grupo de profesionales con una larga trayectoria en las artes escénicas que ha acabado fundando la compañía La Pícara Flamenca. Capitaneado por Mariché, que protagoniza sus propias coreografías, el grupo ha trabajado año y medio para armar una puesta en escena divertida, amena y de una gran calidad en todos los niveles. Ery Nízar se encarga del texto y la dirección teatral de La Pícara, Sergio Rodríguez Oliver alumbra el camino con el diseño de luces, Javier Luna es el responsable del sonido y Pablo Lomba engarza todo el puzle desde la producción. Pero en la sombra participa también un gran plantel de profesionales: la bailarina Ximena Carnevale en la asesoría coreográfica, Isa Soto y Fran Coronado en la escenografía, el coreógrafo y bailaor José Galvañ en el diseño de vestuario, Lula Linares en el diseño gráfico, Pablo Asenjo en la fotografía y Álvaro Moreno en las proyecciones.