Fran Perea y Javier Márquez regresan a Málaga con una nueva producción propia, La estupidez, una obra que desenmascara la codicia y la ambición por el dinero. Toni Acosta, Javi Coll y Ainhoa Santamaría acompañan a los actores y productores malagueños en un falso vodevil con forma de ácida ‘road movie’ que dirige Fernando Soto. Los cinco intérpretes dan vida a veinticuatro personajes en este montaje de Feelgood Teatro del texto de Rafael Spregelburd, que se pone en escena en el Teatro Cervantes de Málaga el jueves 10 y el viernes 11 de marzo.

la estupidez Iulian Zambrean

Los cinco actores de la obra, en escena. FOTO: Iulian Zambrean

En esta ocasión, Perea y Márquez -ambos forman parte de la Escuela Superior de Arte Dramático de Málaga, promoción del año 2000- desembarcan en su tierra con “un ejercicio de transformismo espléndido con el que los intérpretes encadenan carambolas humorísticas”, con un “vodevil enloquecido” plagado de “risa ácida” en palabras de la crítica especializada, que coincidió con el público en el aplauso cosechado en su estreno en las Naves del Teatro Español en Madrid.

La estupidez, del autor argentino Rafael Spregelburd, versa sobre la fragilidad de la inteligencia y la ambición por el dinero en una sociedad fragmentada. El montaje tiene un formato de ‘road movie’ (‘road theatre’ en este caso) y traslada esta visión de La estupidez humana a través de un grupo de personas que intenta hacerse rica en Las Vegas: dos criminales que quieren vender un cuadro antiguo robado antes de que se borre por completo; un método matemático para ganar a la ruleta relacionado con la temible ecuación matemática que encripta el secreto del Apocalipsis; dos criminales que deben vender un antiguo cuadro robado antes de que se deteriore; la mafia siciliana, que fabrica una nueva estrella del pop, y unos policías motorizados que viven una intensa historia de traiciones. Todo esto ocurre al mismo tiempo. Y en Las Vegas…

El origen del texto y la Heptalogía de El Bosco

La estupidez_Ainhoa Santamaria- Fran Peres-Laura Ortega

Fran Perea y Ainhoa Santamaría. FOTO: Laura Ortega

La estupidez nació como un encargo a Spregelburd en agosto de 2000 por el prestigioso Deutsches Schauspielhaus de Hamburgo. A partir de ahí, la obra ha despertado curiosidad e interés en diversos ámbitos: recibió el Premio Tirso de Molina en España en 2003. Fue seleccionada para su traducción por el National Theatre de Londres y se ha representado en numerosas plazas importantes en todo el mundo, como la Schaubühne de Berlín, el Theaterhaus de Stuttgart y el Teatro Helénico de México, entre otras.

La obra es una de las siete piezas que conforman la Heptalogía de Hieronymus Bosch (El Bosco) de Spregelburd: una relectura de los siete pecados capitales del famoso cuadro del autor de El jardín de las delicias. La estupidez trata el pecado de la avaricia. Con el objetivo de unir artes plásticas y escénicas, el montaje se convierte en la antesala de la exposición El Bosco. La exposición del centenario, que organiza el Museo del Prado y patrocina la Fundación BBVA, entidades que apoyan este montaje teatral de Feelgood Teatro. El público que acuda a la función podrá disfrutar en el vestíbulo del Teatro Cervantes de una reproducción en tamaño real de la Mesa de los Pecados Capitales de El Bosco.

Tras su paso por Málaga, la producción viaja a Marbella el sábado 12 de marzo tras las dos funciones del Teatro Cervantes.