El Museo de Bellas Artes de Granada, en la planta superior del Palacio de Carlos V en la Alhambra, pone en evidencia los testimonios de la relación existente de dos de los creadores más sublimes en la primera mitad del siglo XX español, el granadino de Cádiz Manuel de Falla y el pintor vasco Ignacio Zuloaga.