Zenet, ese bohemio de sombrero y chaleco, de templada y aguda voz, ha aparcado por un momento su melancolía y nocturnidad para iluminarse e iluminarnos con un álbum optimista y diurno, feliz y bailable. El cantante de Pedregalejo desembarca hoy en el Teatro Cervantes de su Málaga natal con el repertorio de Si sucede, conviene, un cuarto disco de estudio que transita por nuevos y exuberantes aires sonoros, ritmos latinos y bailables que nos llevan de Nueva York hasta La Habana pasando por Brasil.