Vinculados hasta hace poco a la guerra y el espionaje, estos pequeños aparatos inteligentes no tripulados empiezan a lavar su imagen con aplicaciones más cooperativas y útiles. Uno de sus usos con más potencial lo relaciona con la agricultura de precisión y la monitorización de los campos.