El Gobierno de Andalucía está poniendo todos los recursos a su alcance para preparar a la economía de esta comunidad ante la nueva revolución tecnológica, que pasa por la economía digital y la robotización. Hay que engancharse a este reto tecnológico y traducirlo en riqueza y empleo de calidad. Andalucía no puede dejar pasar de largo esta oportunidad.