2015 fue un año de récord para la agricultura ecológica andaluza. La dinámica de crecimiento del sector lejos de aminorarse, ha recibido un nuevo impulso consecuencia de la transición que cada día más productores y consumidores hacen hacia los principios de la alimentación ecológica.