Como militante socialista y con la libertad de expresión y de pensamiento que ha presidido siempre en mi partido, expongo mis razones, con humildad y sin creerme en posesión de la verdad absoluta, contra la celebración de unas terceras elecciones en España: