El enoturismo tiene la suerte de contar con la alianza de emprendedores como Enrique López. En él encontramos a un sumiller malagueño que extrapola su pasión por los vinos a iniciativas tan singulares como El Cavino, un viaje que fusiona el Camino de Santiago con visitas a bodegas ubicadas en el propio camino.