Los vinos de Jerez tienen características muy peculiares. Su suelo, su variedad predominante -la uva palomino-, el clima, la cercanía al mar,la crianza biológica y la oxidativa, el sistema soleras y criaderas, la mezcla de añadas  y unas prácticas culturales y enológicas de gran nivel se traducen en vinos auténticos y singulares.