Hasta la ida de olla de Freud (Edipo y Electra),  pensábamos que la niñez era esa época de maravillosa candidez libre de cualquier contaminación sexual en los comportamientos que no se volvería a repetir hasta el instante preciso de morir, pero ni eso.