Bajan revueltas las aguas en Podemos. Decían que no había crisis y al filo de la medianoche le cortaban la cabeza al número tres de la formación morada, Sergio Pascual.