La compañía sevillana Teatro A La Plancha se sirve del lenguaje clown para reflejar la brutalidad de la vida del medio millón de disminuidos psíquicos que fueron encerrados por la Alemania nazi. María Díaz, Manuel Ollero ‘Piñata’ y Selu Nieto se visten con los andrajos de unos enfermos mentales abandonados en unos manicomios carcelarios, desolados y sucios. Son los tres internos del tétrico hospicio de Los perros, en Málaga durante un par de días.