Entre aquellos funcionarios que realizan su labor de mantenimiento de la seguridad y cuentan entre sus instrumentos con armas de fuego el uso de las mismas se ha restringido jurídicamente hasta convertirse en inviable.