La eficacia del trabajo político se mide por los resultados que se consiguen. En este mes escaso que lleva rodando la legislatura se ha logrado ya, entre otras cuestiones, frenar la dañina LOMCE y ayer suspender las reválidas, que tenían en vilo a más de medio millón de estudiantes españoles.