En pleno centro histórico de Sevilla, en una de sus plazas más emblemáticas -la Plaza de San Francisco-, se encuentra Albarama, un restaurante de deliciosos contrastes, no sólo por su cocina andaluza de corte creativo, sino también por su moderna decoración que rompe con el paisaje de arquitectura plateresca del Ayuntamiento de la capital.