En los últimos días, la transexualidad se ha introducido en la agenda setting de los medios de comunicación permitiendo la visibilidad de nuestra sociedad, y todo esto ha sido gracias a los que siempre han querido ponerle la loza de la vergüenza, del ostracismo, del odio y de nuestra cultura ultracatólica.