La Seguridad Social está a las puertas del colapso. Si se confirman las previsiones, este 2016 se presenta como un año catastrófico y puede cerrar el ejercicio con el mayor déficit de la historia. La razón es simple: la reforma laboral no genera suficiente empleo y el que crea no es de calidad para generar cotizaciones que permitan cubrir el presupuesto.