Hablar de Lantejuela, en Sevilla, es hacerlo de uno de sus municipios, abrasado por la explosión de la burbuja inmobiliaria, donde la tasa de desempleo cuestiona cualquier tesis de recuperación económica. De hecho, según los datos disponibles, en febrero rozaba el 21.30%.