Mi madre era costurera y decían sus clientas que de las buenas, motivo de orgullo para un hijo. Trabajadora sin horas, hecha a sí misma desde abajo, detallista y perfeccionista al máximo. Estuvo hasta el último día con la aguja en ristre para la familia. Huelga decir la admiración y reconocimiento que siento por esta profesión.