Los Presupuestos Generales del Estado para 2017, entregados hoy en el Congreso de los Diputados, suponen un jarro de agua fría para Andalucía, un nuevo agravio en materia de empleo y de inversiones.