Ver disputar un torneo internacional de polo en Sotogrande es una de esas imágenes habituales del verano andaluz. Pero no por habitual, deja de sorprender una estampa que poco tiene que ver con el sur peninsular. Esa tierra de contrastes como se suele definir a Andalucía, sale a relucir en este oasis de lujo levantado en el corazón del Campo de Gibraltar.