Ya comenzada la desbandada general hacia las playas gaditanas y onubenses surge de nuevo la típica preocupación por las viviendas que dejan vacías los del interior hispalense.