Un paseo por el barrio de los Remedios en la ciudad de Sevilla puede hacerte consciente del “infraccionismo agudo” que sufrimos los sevillanos.