La Sierra de Cazorla sobrevive como un escenario natural magnífico para disfrutar de la naturaleza de mil y una formas diferentes. Hornos de Segura y su castillo levantado sobre una fortaleza de origen islámico, parecen estar hechos para disfrutar de la noche mirando el firmamento.