Mayo de 1570, el municipio almeriense de Padules se convierte en el escenario de uno de los episodios más destacados de la historia del siglo XVI español: la firma de la paz entre Felipe II y los moriscos de Las Alpujarras tras la rebelión morisca consecuencia de la limitación de libertades ordenada unos años antes por el monarca español.