Factores naturales como la seca de los árboles o la degradación del suelo y causas humanas como el envejecimiento de la población rural o el cambio climático ponen en jaque el futuro de la dehesa, un agrosistema único de la Península Ibérica que en Andalucía ocupa alrededor de un millón de hectáreas.