Allá por el año 1998, todo el mundo COREAba la canción que da título a este texto, en bodas, bautizos y comuniones, era la canción que indicaba que la conga debía comenzar o que debías dejar la barra libre si no distinguías entre izquierda y derecha.