El Secretario de Organización de Podemos, ese arma demagógica que se usa como incriticable por Pablo Iglesias, empieza a sudar dando explicaciones por sus oscuros pagos a sus asistentes.