En Andalucía disponemos de una gran variedad de frutas y verduras durante todo el año, sin embargo consumirlas en su temporada nos proporciona mejor sabor, más nutrientes y mejor relación calidad-precio. Además, contribuye a la protección del medio ambiente ya que se reducen los costes que suponen su transporte y almacenamiento, así como el gasto energético de ambas actividades.