Los jesuitas que inauguraron en 1731 su nueva iglesia en Sevilla –bajo la advocación de San Luis de los Franceses- sobre los terrenos cedidos más de un siglo antes por Lucía de Medina, nunca podrían imaginar que aquella edificación acabaría 275 años abriendo sus puertas al flamenco para inaugurar su restauración.