Nunca un instrumento parlamentario tan serio como la moción de censura se usó con tanta frivolidad (ni siquiera Hernández Mancha). Y es que la frivolidad de los camisetistas, pancartistas y escrachistas de Podemos no conocen límites.