Cuando vemos a esos personajes autodenominados “activistas” desnudos hacer gestos obscenos ante instituciones eclesiásticas, o a las famosas “Femen” mostrar sus torsos ante cualquier institución oficial a los que no creemos que eso sirva para nada nos surge siempre la misma cuestión.