Cuando viajamos en avión, una de las mayores pesadillas es que la compañía aérea pierda tu equipaje. Imagina que terminas el viaje, te bajas del avión, esperas ante la cinta a que aparezca tu maleta… ¡y no está!