El científico de origen vallisoletano recibe el reconocimiento de la Consejería de Medio Ambiente por una vida profesional dedicada al Espacio Natural de Doñana y, en concreto, al lince ibérico, del que se considera la máxima autoridad mundial.