Un día de esos que tienes las neuronas despiertas por el café o por cualquier otro motivo puede ser el momento que marque tu vida. Eso debió pensar aquel que, en un alarde de imaginación simplista, creó ese jueguecito de buscar esos animalejos pasados de moda en las calles de todo el mundo.