No dudo del talante de nuestros nuevos Diplomáticos/mediadores internacionales, de hecho creo que el que hoy nos “enorgullece” en Venezuela lo inventó en política, para desesperación de quienes sufríamos sus políticas del hundimiento.