El panorama político después del batacazo de Pedro Sánchez pretendiendo ser presidente del Gobierno con solo 130 diputados, ha entrado en una situación de caos generalizado toda vez que el rey no quiere meter de nuevo la pata proponiendo como presidenciable a un tipo con solo 90 diputados de partida.